Embajada en Confederación Suiza

Relación Bilateral

Relación Bilateral

Las relaciones políticas bilaterales entre Suiza y Argentina son excelentes. Los vínculos siempre se mantuvieron en un muy buen nivel, intensificándose a partir del retorno de la Argentina a la democracia en 1983.

Se mantiene un permanente y fluido contacto formal e informal. Los temas de la relación bilateral se tratan, en su totalidad, desde una óptica constructiva y de cooperación, no habiendo ninguna cuestión pueda ser considerada como un obstáculo. Existe una excelente predisposición mutua para encontrar soluciones satisfactorias en todas las cuestiones de interés común, no sólo a nivel bilateral, sino también en las de carácter multilateral.

En Suiza prevalece la idea de la Argentina como un país que acogió a un número muy importante de compatriotas en dificultades, abriéndole sus puertas y facilitando su integración. Todavía hoy se hace referencia a los emigrantes y siguen vigentes literatura y hasta documentales televisivos sobre el tema.

El sólido vínculo generado por esta suerte de “historia en común” entre los emigrantes y los que se quedaron representa un valioso argumento a través del cual se pueden profundizar y potenciar los contactos con las autoridades y el pueblo suizo.

 

Relaciones diplomáticas

El primer Cónsul suizo designado en Buenos Aires fue el Sr. Rudolf Sprüngli, originario del cantón San Gallen, que llegó al Río de la Plata en 1834. Regresó a Suiza en 1846.

El Consejo Federal dispuso en 1856 la creación de un Consulado en Buenos Aires, con jurisdicción además en la Provincia de Buenos Aires, Paraguay y Uruguay, nombrando a su titular, Antonio De Marchi, originario del Tesino, recién en 1858. En 1860, reunificada la República, amplió su jurisdicción a todo el territorio nacional.

En 1876 Suiza promovió su Consulado en Buenos Aires a Consulado General y en 1891 designó a un Ministro Residente hasta que en 1911 perfeccionó sus relaciones con la Argentina poniendo al frente de la Legación a un Ministro Plenipotenciario.

Por su parte, la República Argentina designó por decreto del 16 de junio de 1856 a dos cónsules en Suiza, uno en Berna y otro en Basilea. Entre 1883 y 1889 se acreditaba en Berna a un Ministro Residente hasta que se resolvió confiar con carácter concurrente la Legación en Suiza al Ministro Plenipotenciario en Italia. Finalmente en 1918 se creó la Legación en Suiza con sede permanente en Berna.

En 1957, ambos países resolvieron elevar sus representaciones diplomáticas de Legación a Embajada. El primer Embajador residente fue Raúl Aguirre Molina.

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular